Desde este viernes, la adicción a los videojuegos es una enfermedad mental para la Organización Mundial de la Salud.

La lista actualizada de enfermedades por primera vez incluye la adicción a los videojuegos en su apartado de desórdenes mentales, la cual entró este viernes en vigor al ser publicada por el organismo, tras aprobarla en su asamblea de mayo de 2021.

La undécima Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS (ICD-11), que es utilizada por los profesionales de la salud para estandarizar su labor, registro 1.5 millones de casos clínicos y es la primera revisión de la lista en 30 años, por lo que la anterior pertenece a un tiempo en el que este trastorno apenas existía.

La OMS busca con esta inclusión mejorar las estadísticas sobre adicción a los videojuegos en el planeta, ya que antes de esta estandarización los estudios han ofrecido cifras enormemente variables sobre la prevalencia de este trastorno, que oscilan desde el uno por ciento de la población hasta incluso el cincuenta por ciento en Asia.

La organización recopiló los signos, como no poder parar de jugar en internet o con una consola, desatender las amistades o el trabajo a causa de ello, en periodos superiores a un año, pueden ser síntomas de esta adicción.

La inclusión de este trastorno por parte de la OMS no estuvo exenta el pasado año de polémica, y la industria de los videojuegos protestó contra ello, argumentando que no había bases sólidas para considerar esta adicción una enfermedad mental.

despirta guanjuato