400 elementos de la guardia nacional llegaron para calmar las cosas