Tal parece que la labor de los peritos al trabajar en las “zonas de intervención” o escenas del crimen no son lo acuciosos que debieran ser porque, en las propias instalaciones de la Subprocuraduría de Justicia para la región C, dejaron “olvidada” una granada de fragmentación de las arrojadas en su estacionamiento esto en septiembre del año pasado y la cual fue encontrada ayer por personal de limpieza.
Se supone que esa noche, los expertos “agentes de investigación científica” realizaron una exhaustiva revisión por cuadrantes dentro de la pequeña área de estacionamiento que existe dentro de las instalaciones, a menos que ni siquiera hubiesen intervenido, que sería el colmo porque debieron buscar los famosos indicios antes de que ingresara el Ejército para retirar los artefactos explosivos.
Mención aparte merece el hecho de que ninguna de las cuatro granadas estalló, pero sí provocó el desalojo de instalaciones, situación que, según información proporcionada por el área de comunicación social de esa dependencia, ayer lunes no sucedió y continuaron con sus labores.
El hallazgo de la granada se hizo por la mañana, según esa versión, sin embargo, a esa hora no se observó movimiento alguno y el personal de mantenimiento no estaba tumbando yerba silvestre, como argumentó el texto que hicieron llegar a los medios de comunicación.
El movimiento generado por el descubrimiento de la granada se vio a eso de las tres de la tarde y, cerca de las 16:00 horas, personas del Ejército arribó para recogerla y llevarla a sus instalaciones para detonarla, si es que estaba cargada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here