Montañas de basura se amontonan sobre el camino a Cristo Rey, por los pueblos mineros de Santa Ana, y Llanitos de Santa Ana, evidenciando así, el deficiente desempeño de los servicios públicos municipales de la capital guanajuatense, que dejan en el abandono por largas temporadas a los habitantes de estas comunidades, que ven como se acumulan las bolsas de basura una sobre otra, hasta formar verdaderos cerros de desechos de todo tipo, desde comida hasta plástico, pasando por pañales, muebles, ramas, escombros y demás desperdicios humanos, que ante la falta de una ruta de servicio de recolección de basura, que atienda en tiempo y forma, los habitantes de esta parte de Guanajuato se ven obligados a soportar.

Situación que como es bien sabido representa incluso un riesgo a la salud de los habitantes de las propiedades aledañas a estos puntos donde se amontona la basura, pues en estos puntos es común encontrar alimañas y fauna nociva como ratas y cucarachas que buscan refugio en los hogares aledaños cuando la recolección de basura por fin se digna a pasar. Introduciendo toda clase de bacterias y contaminantes a los entornos domésticos.

Sin embargo, los habitantes reportan que llegan a pasar semanas completas sin que se recoja la basura, y los perros y gatos se dan vida por las noches regando la basura y generando así mayor contaminación y trabajo para los vecinos que son los únicos que se ocupan de batallar con los desastres que los canes y felinos ocasionan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here